miércoles, 11 de mayo de 2016

Charles Bukowski

El bueno de Chinaski dándonos una lección de verdad, en un poema que golpea como un martillo pilón no en la conciencia, sino en un lugar más profundo que la moral (esa gelatina mentirosa con la que nos recubrimos), donde residen el temor y tal vez el amor.

FONDUCHA

no habrás vivido
hasta que no hayas estado en una
fonducha
con una sola
bombilla
y 56 hombres
apretujados
en catres
todos roncando
al unísono,
con unos
ronquidos
potentes
y profundos,
increíbles:
oscuros
carraspeantes
asquerosos
infrahumanos
resuellos
del mismísimo
infierno.

son
sonidos
de muerte
que casi te revientan
el cerebro

y los
olores
entremezclados:
calcetines
acartonados y sucios
calzoncillos
meados y
cagados

y por encima de todo
un aire que apenas
circula
parecido al que
emana de un
cubo
de basura
destapado.

y los cuerpos
en la
oscuridad

gordos y
delgados
y
encorvados

algunos
sin piernas
sin brazos

algunos
sin cerebro

y lo peor de
todo:
la total
ausencia de
esperanza
los
amortaja
los cubre
por completo.

es
insoportable.

te
levantas

sales

andas por las
calles

arriba y
abajo por las
aceras

pasas por delante de edificios

das la vuelta a la
esquina

y vuelves
por
la misma
calle

pensando

esos hombres
han sido
niños
alguna vez

¿qué les
ha
pasado?

¿y qué me
ha pasado
a
mí?

está oscuro
y hace frío
aquí
afuera.

La traducción es de Eduardo Moga y fue publicada por Sergio Gaspar en DVD EDICIONES EN 2004. Estaba dentro de la colección de poemas titulada "The Last Night of the Earth Poems".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada