lunes, 23 de mayo de 2016

AMOR, PLAYA DE ÁKABA, NUEVO LIBRO

De nuevo, día grande. Acabo de recibir por primera vez ejemplares de AMOR, un nuevo libro de poemas. Esto, como imaginaréis, me hace muy feliz. Ha sido amablemente prologado por Noemí Trujillo, poeta, novelista, directora de la editorial Playa de Ákaba, y ese es otro motivo de satisfacción.

AMOR surgió como un ejercicio. Pasábamos unos días junto a la playa de la Barrosa (los que la conozcáis sabéis que es una de las mejores playas del mundo) y pensé que ya que tenía un Ipad en el que se podía escribir, podía ir componiendo, para pasar el rato en las horas de siesta y en las noches de estúpido insomnio, poemas sobre el tema del amor.

No había un plan muy preciso, pero los poemas comenzaron a fluir y pasados los meses eran ya una colección. Lo que empezó como un divertimento privado, derivó en algo que prometía. El Ipad se pegó un batacazo y la pantalla parece ahora un siniestro. Pero ha dado tiempo a escribir todos los poemas. Con un dedito. Letra a letra. (Sé que puede resultar decepcionante que no hayan sido escritos con una pluma de ganso a la luz de una vela, ni siquiera con una estilográfica japonesa. Por fortuna me he liberado de los fetiches de la escritura.)

Me propuse ordenarlos en tres partes. A la primera la llamé "Amor (definiciones)" y son eso, una colección de composiciones que definen distintos tipos y momentos del amor. La segunda parte se titula "Viñetas" y en ella he ensayado a hacer poesía-ficción. Es decir, escribir sobre situaciones y personajes que no existen, pero que podrían existir. Y, por último, una tercera parte donde traté de ordenar los poemas dedicados a y sobre mi mujer, Carol, que es mi compañera desde hace veintiún años. Llamé a esta tercera parte "Tributo". Este tributo no salda ni un 1% de lo que me ha dado todos estos años.

La primera y segunda partes tratan de poner distancia con relación al sentimiento amoroso, la tercera es altamente personal y autobiográfica. La línea general es clara, pero juego con otros registros, porque me apetecía dar variedad y componer un libro luminoso, alejado de la línea existencial de todo lo anteriormente escrito.

Así que gran felicidad y el deseo de que puedan en un futuro también ver la luz las colecciones de poemas que dormitan, acabadas, en el disco duro. (Siete, si no me fallan las cuentas). Ahora AMOR, solito, trémulo, sale al ancho mundo en busca de lectores.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada