sábado, 22 de junio de 2013

Álvaro Pombo

Al Pombo novelista lo conocen hasta los que no leen nada. Ese locuelo lleno de sabiduría e inteligencia forma el personaje público. Luego está el que más me gusta: el poeta.

"Con una delicadeza ajardinada de gabarrón y de draga
he aquí la mimosa
agarrada por fin en la jardinera penitencial de rojo barro
mi última victoria!

No he olvidado el gusto callejeante de mí mismo en un Londres anónimo
Nos abrazamos deprisa en Green Park debajo de un magnolio".

Los enunciados protocolarios, Sevilla, 2009.

domingo, 16 de junio de 2013

Jesús Aguado

Hoy toca un poeta vigoroso, tremendo, que engancha.

"...Lo que dices de mí se va probando mundos.

Lo que dices de mí me multiplica.

Lo que dices de mí estira mis pulmones,
catapulta mis ojos,
despierta a los caimanes de mi sangre.

Lo que dices de mí me acelera y me vuelve
más lento.

Lo que dices de mí no lo dices de mí,
no lo dices siquiera, no soy yo,
es raíces de un árbol cuya fruta
se deshace en tu boca y la refresca,
es un malentendido que tu voz
provoca en nuestro sexo

(el fosfeno y la noche es lo que dices
cuando dices de mí no importa lo que digas.)...".

Este es un fragmento de su poema "1. Lo que dices de mí.."de su libro Lo que dices de mí.

Existe un volumen con su poesía reunida llamado El fugitivo. Poesía reunida (1985-2010),
Vaso Roto Ediciones. Madrid-México, 2011, y que, dicho sea de paso, vale una pasta, como un manual de Medicina. Medicina para el tedio, alimento para el espíritu.