domingo, 30 de diciembre de 2012

Aníbal Núñez

Aunque no soy nada partidario de escribir sonetos -y me resisto a leerlos-, porque es un género tan transitado que acusa franco desgaste, resalto aquí este gran soneto de Aníbal Núñez. Lírico, intenso, imaginativo.


Epitafio para la foto del baile:

Un fotógrafo fue quien cogió, al vuelo
de los pasos del rock, como un espía
de convenios de amor, la simetría
reciente de tú y yo: baile en un cielo.

Ya frente a la inminencia del pañuelo
del adiós prometimos: sólo había
que esperar que picase en el anzuelo
la hora de recobrar la compañía.

Mas todo se ha quedado en el tintero:
nuestro común proyecto de alegría
y el concertado rumbo compañero.

Hoy yace nuestra fiel fotografía
en un cajón -yo fui el sepulturero-:
6 x 9 de muerte de aquel día.

Mayo, 1963