sábado, 4 de febrero de 2012

ALBERTO VIERTEL

A veces lo que prende en nosotros y condiciona lo que haremos, como un filtro a través del cual saldrán nuestras palabras aun sin quererlo, es lo más inesperado.
Unos versos, leídos y vueltos a leer en la revista Quimera, de un poeta ya muerto -lamentablemente- llamado Alberto Viertel (pseudónimo de Alberto Pascual), de un libro, creo, inédito, hicieron que aspirara a más en la poesía, lograr efectos, juegos intelectivos y emocionales, al menos parecidos en categoría a los de Alberto Viertel. Seguro que no lo logré.
Añado unos pocos de sus versos y el enlace a un blog en el que se recoge una muestra de la poesía de Alberto Viertel. Una poesía de una hondura conmovedora, directa y definida, sin aspiración de clasicismo ni mieles de poetastro.


"XXI


Aquellas fiestas dominicales
En que una vez robado el whisky de tu padre
Hacíamos el amor scottfizgerald
Sobre las sabanas de tu cama por hacer
Y nos duchábamos con miedo a represalias
Vuelven a mi Cavafis
Con el complejo temor de un ruido
Advertido más allá de la ventana
Amarnos fue muy fácil aquel tiempo
Cuando amarnos era fácil
Aun después de cerrar la puerta de la casa
Y huir con miedo a ser vistos
Por la portera o endriago similar concupiscente
Parecido a tu madre.

En tu habitación tan instintiva entonces
Los dones otorgados a la vida
La alegría misma de los veinte años
Y su deudo resplandor de aquel verano."

Podéis leer más en el blog el poeta de la esquina.